Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Un atleta máster salvó a un competidor de morir ahogado en los CrossFit Games 2017

Foto:Los atletas llegan juntos.

Robert Caslin estaba a 100 metros de las márgenes del Lago Monona, en la primera prueba de los CrossFit Games 2017, cuando oyó un grito de socorro llegando desde unos 20 metros detrás de él: “Ayudame, me estoy ahogando”. 

En ese momento, Caslin tenía que tomar la decisión: seguir nadando y dejar que la organización (o algún otro atleta) se dedicase al rescate o volver y dejar algunos puntos importantes de lado ya en el comienzo de la competencia. 

 

 

Quien se estaba ahogando era Will Powell, atleta con cinco participaciones en la categoría máster y tres medallas doradas consecutivas. Powell y Caslin se conocieron dos años antes y se tornaron muy amigos. 

Cuando Dave Castro anunció la prueba de 2,4 kilómetros de running, 500 metros de natación y otros 2,4 kilómetros de running, ambos se preocuparon por cómo sería el desempeño del campeón. “Puedo sobrevivir en el agua, pero no soy un buen nadador”, dijo antes del debut en los CrossFit Games 2017. 

 

Ver más

Mirá las fotos de estos hombres antes y después del crossfit

Mirá las fotos de estas mujeres antes y después del crossfit

En la recta final, un corredor ayudó a su rival descompensado: "No podía dejarlo ahí"

 

El problema no era ese. A los 57 años, Powell descubrió un tumor de 12 centímetros en su pulmón derecho. A pesar de que sea benigno, la masa interfiere en el funcionamiento del órgano y disminuye la capacidad respiratoria del atleta, que tiene una cirugía de remoción agendada para hoy. La historia fue contada en el sitio oficial de CrossFit Inc. 

 

“Básicamente, tengo un pulmón y medio”, dijo Powell en una entrevista antes del evento. Caslin, el colega que lo rescató, sugirió antes de la prueba que el campeón fuese sólo hasta el fin del primer trecho de corrida. De cualquier forma, su amigo decidió arriesgar. 

Poco después de que ambos entraron al agua, Caslin oyó a Powell llorando. “Enseguida, di media vuelta, no podía correr el riesgo de que otra persona lo rescate”, dijo el socorrista improvisado. 

Powell luchaba para mantenerse en la superficie, pero enseguida se sumergía. Hasta que alguien (Caslin) lo agarró por detrás y lo llevó hasta la superficie. 

Al percibir que era su amigo Bob, intentó convencerlo de volver a la carrera, pero el pedido no fue escuchado. “Perder esa prueba no va a arruinar mi participación en los CrossFit Games 2017, lo que podría arruinar mi vida sería perder a un amigo”, dijo Caslin. 

Después, ambos decidieron correr los últimos 2,4 kilómetros, aún sabiendo que el resultado no sería tenido en cuenta. Completaron la prueba de manos tomadas. 

¡Compartir por correo electrónico!