Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Correr en ayuna o desayunar antes?

Si sos de los que prefieren correr en la mañana, luego de despertar, seguramente te has preguntado acerca de la importancia de comer el desayuno antes de salir a entrenar. Ampliamente utilizada entre los corredores élite, el entrenamiento en ayuno (con bajos niveles de carbohidratos) también es considerada una aliada del corredor. ¿En qué apostar entonces?

Correr en ayuno

La ausencia de carbohidratos obliga al cuerpo a buscar en su inventario otra fuente de energía, como la grasa, a la que usa como combustible. Hay una adaptación en las mitocondrias (orgánulos celulares responsables de la generación de energía), volviéndose más eficientes, lo que hace que haya una mejora en el rendimiento. Esta es una manera de acostumbrar al cuerpo a tener una mayor concentración de glucógeno, pero la técnica se debe utilizar con precaución y por personas acostumbradas a correr largas distancias.

Por otro lado, durante el entrenamiento, el cuerpo depende de porcentuajes diferentes de sustratos energéticos (carbohidratos, grasas y proteínas). El mayor uso de un sustrato en relación al otro depende principalmente de la intensidad del esfuerzo. Por lo tanto, si estás en ayunas, el nivel de glucosa en la sangre (que es un hidrato de carbono) puede ser bajo, condición denominada  etapa inicial de hipoglucemia. Y el ejercicio, en este caso,  no sólo puede comprometer el rendimiento físico, sino también la salud. Así que tomar un buen desayuno, no debe dejarse de lado siempre.

Desayunar

Comer luego de despertar y antes de entrenar promueve una mayor sensación de saciedad durante todo el día, ayudar a despertarse, proporciona energía para el entrenamiento y también disminuye la propensión a comer en exceso en las otras comidas. Eso sucede si tenés un desayuno equilibrado.

Por eso,  estate atento a los carbohidratos y las proteínas que ingerís. Los hidratos de carbono presentes en alimentos como los panes se convierten en glucosa, que proporciona energía para la vida cotidiana. Por la noche, es esta energía la que te mantiene vivo, con el corazón latiendo y todos los órganos funcionando. Así que en la madrugada, como ya se ha utilizado gran parte de ese ‘stock’, el desayuno con los hidratos de carbono es la receta ideal  para este reemplazo. También te dará energía para el entrenamiento de la mañana.

Además de la recuperación muscular, la proteína es importante para la salud ósea  y aumenta la saciedad durante todo el día. Por eso por la mañana, leche, huevos y sus derivados representan buenos alimentos que pueden contar en el menú.

 

¡Compartir por correo electrónico!