Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Actividades de la rutina que influyen en tu forma de correr

Foto:actividades de la rutina

Hace un tiempo que vengo observando a los diferentes tipos de corredores amateurs. De los más rápidos a los más veteranos, pesados, altos, con zancadas chuecas o a los saltitos, encorvados, sonrientes. Pero, sobre todo, con diferentes ocupaciones, en el presente o en el pasado, en las actividades de la rutina. Y eso es lo que lo cambia todo. 

Es obvio: una persona que se desempeñó como atleta durante toda la vida tendrá una respuesta del cuerpo al correr bien diferente a la de la persona que siempre fue sedentaria. Pero, sepa también que una persona que pasa varias horas sentada puede tener una respuesta diferente de quien trabaja el día entero de pie, aunque tengan exactamente los mismos entrenamientos, en los mismos horarios. 

Hace poco, conocí a dos corredores extremos. Uno trabaja en un gran centro de abastecimiento empujando carros con casi media tonelada de frutas de lunes a sábado. El otro tiene un historial de obesidad, sedentarismo y exceso de trabajo sentado. Me adelanto: ambos son corredores por encima de la media, pero corren completamente diferente uno del otro. 

 

Ver más

6 consejos para que puedas correr por más tiempo

Entrenar en diferentes terrenos: una decisión inteligente

Los diferentes tipos de corredores

 

El primero corre con el tronco inclinado hacia adelante, los hombros más rígidos, las zancadas más largas. El segundo corre con las rodillas más dobladas, las zancadas son más cortas y los hombros más sueltos. El primero parece estar siempre listo para empujar un carrito durante el entrenamiento; el segundo parece que corre sentado. Está claro, estoy exagerando un poco… pero sólo con verlos da para entender a lo que me refiero. 

Esto puede suceder porque estamos estimulando y entrenando nuestro cuerpo todo el tiempo. Sea cuando nos duele el pulgar y por eso precisamos lavarnos los dientes de un modo diferente, o cuando ocupamos nuestras manos y precisamos empujar una puerta con el pie; pero, principalmente, cuando realizamos las mismas actividades todos los días. 

En este último caso adaptamos nuestras articulaciones, músculos, ligamentos, nervios y otros diversos tejidos para ejecutar los movimientos de la manera más eficiente posible, pero sólo cuando se torna necesario. De lo contrario, si nuestra ocupación es estática, el cuerpo tiende a amoldarse a la postura que le exija un menor gasto de energía (un buen ejemplo es ese tipo que pasa todo el día sentado, con la columna encorvada). 

 

El hombre que empuja los carros pesados siempre está haciendo fuerza con el cuerpo inclinado hacia adelante (el carrito viene detrás, siendo arrastrado por las manos), pasos firmes y más amplios; sin embargo, el tronco y los hombros quedan firmes para mantener el carro en su línea. En cambio, el que pasa varias horas sentado mantiene las rodillas dobladas y los músculos abdominales relajados. Eso podría justificar algunas características de las posturas de ambos al correr.  

A pesar de todo, es importante dejar en claro que esto no es un regla. Es decir, no todos los que trabajan sentados durante todo el día van a correr con las rodillas dobladas. Tampoco quienes arrastran carros van a correr inclinados hacia adelante. Lo que es cierto es que personas con estas ocupaciones tendrán mayor facilidad para adoptar tales características, pero no necesariamente van a correr así. 

Vale recordar que existen muchas maneras de permanecer sentado en una silla, de la misma forma que, dependiendo del porte físico, también existen medios diferentes de arrastrar un carrito de frutas. Además de eso, practicantes de modalidades como yoga, pilates y musculación (entre otras), o aquellos que hacen ejercicios educativos conseguirán eliminar buena parte de estas influencias ocupacionales. 

Ahora que estás terminando de leer esto, tomá más cuidado con la postura que adoptás en tu día a día. Si leíste este artículo sentado, fijate si no encorvaste demasiado el tronco hacia el frente. Si lo leíste de pie, fijate si tu cabeza no quedó inclinada demasiado hacia abajo. Recordá que todos estos malos hábitos pueden reflejarse cuando vayas a correr. 

 

*Este artículo fue publicado por el fisioterapeuta Marcel Sera, en el sitio ativo.com

¡Compartir por correo electrónico!