Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Los famosos que burlaron las adicciones con el running

Foto:famosos que corren

No siempre es fácil para un artista conciliar shows, viajes, entrevistas y el asedio constante de los fans con la vida personal. Sin embargo, hay quienes encuentran en el running una válvula de escape. Más que un atajo para estar en buena forma -lo que les abre las puertas comercialmente-, el deporte, muchas veces, sirve como una terapia para los famosos que corren. Fijate en estos tres ejemplos a continuación: personalidades de la música internacional que tienen una relación muy íntima con el running. 

 

El “vicio bueno” de Travis Barker

En 2008, el baterista de Blink 182 sufrió un accidente aéreo que mató a dos de sus mejores amigos. Tras tener más del 65% de su cuerpo quemado en esa tragedia, Barker vio en el running una forma de huir de la depresión, problema más que común entre los famosos. 

“Mi pie derecho estuvo a punto de ser amputado. Los médicos dijeron que probablemente nunca podría correr de nuevo y que tal vez tampoco iba a tocar más la batería. Cuando me dijeron eso, lo convertí en un desafío personal. Apenas volví a caminar, las dos primeras cosas que quería hacer eran correr y tocar la batería”, le dijo el músico a la revista Runner´s World. 

Según dice el propio Travis, cambió “vicios malos por vicios buenos”; el running fue una herramienta que le otorgó más energía para jugar con sus hijos. 

 

Ver más

Ropa interior para correr: ¿Es mejor no usar?

¿Un vicio? Descubrí por qué correr da tanto placer

Running, ¿un deporte de exhibicionistas?

 

“Me siento mal si no corro. Es como comer. Preciso de eso cada día. Yo ya no viajo en avión, entonces a veces paso entre 10 y 12 horas encima de un colectivo durante las giras. A veces, cuando el chofer hace un stop para cargar gasolina, le pregunto: ‘¿Para qué lado vas a seguir? Voy a empezar a correr, encontrame allá adelante’. Hasta en el propio estudio, cuando no estoy tocando, no me puedo quedar sentado sin hacer nada. Dicen que sentarse es el nuevo cáncer, y yo medio que estoy de acuerdo con eso”. 

 

El libro que acercó a Flea al deporte

Michael “Flea” Balzary se convirtió en un bajista respetado mundialmente por su trayectoria en el grupo californiano Red Hot Chilli Peppers. Pero no fueron únicamente sus increíbles “solos” lo que llamó la atención de los fans. La proximidad con las drogas pesadas acompañó a Flea y a otros integrantes de la banda en varias etapas. 

Dejando el vicio atrás, el músico descubrió que el running era una buena manera de alterar el estado de su espíritu. 

 “Me encanta cómo me siento cuando corro. Amo cuando, después de una o dos horas corriendo, siento una energía divina que fluye a través de mí. El running abrió un capítulo lindo de mi vida. Intento pasar toda esa energía para el resto de mi cuerpo. Amo esa sensación”, destacó.

 

 

El lado curioso es que, a diferencia de muchos famosos, Flea desarrolló su interés por este deporte después de leer el libro “Nacido para Correr”, de Christopher McDougall. En dicho material, el autor viaja hacia México para contar -entre otras cosas- la historia de los indios Tarahumara, que corren el equivalente a cuatro veces una maratón por terrenos accidentados. 

“El libro me afectó en lo profundo al mostrar el concepto de nuestros cuerpos siendo usados para sus reales propósitos”, comentó el músico. 

 

 Mel C: competitiva hasta la médula

Conocida en los tiempos de las Spice Girls como Sporty Spice, la cantante británica Melanie C., hoy con 43 años, llegó a enfrentar la depresión por autoexigirse demasiado al hacer deporte. 

“Los entrenamientos se tornaron una obsesión para mí durante el período de las Spice Girls. Me puse en una situación difícil y me diagnosticaron depresión, entre otras cosas. Tuve que aprender a ser gentil conmigo misma y a entrenar de forma sustentable, contó. 

La artista ve al running como una meditación, pero reconoce que continúa siendo competitiva cuando está en una carrera. “Cuando corro una prueba, si veo alguien un poco más viejo o gordo adelante mío, me digo: ‘Ok, vos no me vas a ganar'”. 

 

*Este artículo fue publicado por Pedro Lopes, en nuestro sitio ativo.com

¡Compartir por correo electrónico!