Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Feyisa Lilesa se reencuentra con su familia

Buenas noticias llegan desde los Estados Unidos. Es que Feyisa Lilesa, el maratonista etíope que consiguió la medalla plateada en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y al llegar cruzó los brazos en señal de protesta para denunciar la persecución del gobierno de su país contra la etnia Oromo, consiguió reunirse con su familia. El atleta no veía a su esposa y sus dos pequeños hijos desde antes de los Juegos. 

Para quienes no recuerdan del todo bien la historia, Lilesa afirmó que temía ser asesinado si optase por volver a su país. A pesar de que desde el gobierno etíope aseguraron públicamente que nada le pasaría, que debía regresar, el subcampeón olímpico permaneció durante tres meses en Brasil antes de fijar su residencia en Arizona, Estados Unidos, país al que ingresó con un visado por “habilidades especiales”.

Mientras se prepara para disputar la Maratón de Londres, Lilesa consiguió un permiso también para su familia por medio de la embajada estadounidense en Etiopía. “Pese a este regalo, nadie construye una familia para ir al exilio. Por desgracia, esto se ha convertido en mi destino y en el de muchos Oromo. No quiero que se olvide la situación de millones de ellos y otros etíopes que aún están siendo asesinados, golpeados, encarcelados y se mantienen en la pobreza. Con ese fin, renuevo mi alerta al gobierno de Estados Unidos y la comunidad internacional para que evalúen sus relaciones con el gobierno de Etiopía a la luz del empeoramiento de los derechos humanos allí. Los insto a estar con el pueblo Oromo y todas las naciones oprimidas en Etiopía”, expresó en el aeropuerto de Miami, donde recibió a sus seres más queridos en medio de mucha emoción. 

 

Ver más

Maratón olímpico: El mensaje de Lilesa, la corajeada de Bruno y el resbalón de Meb

5 consejos para mejorar tu resistencia

Por once pasos: Infartante final en la media maratón de Houston

¡Compartir por correo electrónico!