Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Hacia dónde debemos mirar cuando corremos?

Cuando corremos son varios los puntos que debemos considerar, como el equipo que usamos, la técnica del trote, la respiración, etc. Pero hay otro que muchas veces ni lo pensamos y que podrían tener efecto en nuestro desempeño: hacia dónde mirar cuando corremos

La mirada no es algo menor, ya que marca la postura que llevamos, lo que puede influir en nuestro desempeño. Según el kinesiólogo del Centro de Entrenamiento Funcional, Alonso Niklitschek, se debe correr mirando hacia el frente; de esta manera, dejamos ante una ventaja mecánica la musculatura postural del cuello y así es más difícil que se sobrecarguen los músculos, con lo que evitamos lesiones a la larga.

Otra ventaja de correr mirando hacia adelante es la entrada de aire: así, las vías aéreas estarán en una posición mejor para captar gran cantidad de aire, lo que nos puede favorecer -sobre todo, si queremos correr largas distancias; debemos considerar este punto en nuestro próximo entrenamiento y ver la diferencia que puede significar la mirada.

 

Ver más

Cómo el running puede transformar a las personas

Cómo hacer las transiciones en el Triatlon

Elegí la zapatilla adecuada y evitá lesionarte

 

Pero hay otro ítem a considerar: el terreno por donde vamos. Si bien cuando lo hacemos por la calle no es mucha la atención que debemos prestarle al suelo, en el caso de trail running es diferente, ya que las piedras e irregularidades en la superficie nos llevan a hacerlo. Frente a esto, el entrenador y ultramaratonista chileno Rodolfo Díaz explica que a pesar de que siempre hay que llevar la mirada hacia el frente, en el trail running se debe combinar de ambas maneras, ya que debemos tener cuidado por donde pisamos. En este caso, claro, sí se puede ser más flexible en cuanto hacia dónde dirigimos la mirada.

 

*Este artículo fue publicado originalmente en Activo Chile

¡Compartir por correo electrónico!