Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Flow de la motivación: el combustible vital para deportistas

Por más fuertes que sientas tus piernas, es tu mente (tus pensamientos y emociones) la
que te permite superarte. Precisamente en tus pensamientos y emociones nace el Flow, flujo de energía propia de donde nace la motivación para alcanzar sueños, objetivos deportivos y profesionales.

¿Qué es el Flow?

Es la capacidad de centrar toda la atención, libre distracciones, para involucrarse al máximo en la
actividad deportiva que se realice. De esta manera, la actividad es completamente placentera, el tiempo no se vuelve una carga al estar tan inmerso en la actividad misma. Este estado de Flow nos permite optimizar nuestras habilidades físicas y darnos cuenta de nuestras posibilidades de mejoras. Mantener este flujo de motivación interna constante nos permite llevar a un escalón más alto nuestro rendimiento deportivo.

En el deporte es muy frecuente buscar la motivación por recompensas externas, anotándose a competencias de manera compulsiva para probarse una y otra vez, buscando mantener este foco de motivación afuera para no dejar la actividad. Las recompensas extrínsecas, entendidas como premios materiales o de reconocimiento social que se consiguen al alcanzar un determinado nivel de ejecución, forman parte de la gratificación por el objetivo alcanzado, pero cuando los resultados no son los esperados surge la frustración y este nivel de motivación deja de fluir.

 

Ver más

Historias del maratón: ¿Por qué 42.195 metros?

Calzas para hombres: comodidad al correr y miradas raras

Programa de 8 semanas para comenzar a correr

 

A diferencia de la motivación extrínseca o externa, la fuerza de motivación intrínseca o Flow interno de motivación, hace que el premio y la gratificación sea constante, a diario, por el sólo hecho de disfrutar de la actividad deportiva. Se gozan de los logros obtenidos a diario en los entrenamientos y se internaliza al sacrificio como el puente de despegue para alcanzar las metas deportivas independientemente del
premio que venga después.
¿Qué tipo de motivación es mejor? La investigación científica dice que la motivación intrínseca produce mejores resultados que la extrínseca, principalmente en competición.

¿Cómo alcanzar este Flow de la motivación?

1. Poné toda tu atención en la actividad que estés realizando
Mantenete sin distracciones desde el inicio hasta el final de la actividad. Alcanzar un nivel de concentración plena no es tarea fácil; el entrenamiento de la mente y las emociones es fundamental para optimizar el rendimiento deportivo.

2. Al comienzo de la actividad prestale atención a tu cuerpo
¿Cuánto tiempo transcurre desde que pasás de un estado de incomodidad a la
comodidad? ¿Lo percibís o te perdés con el tiempo?

3. Mantené interesante la actividad
Practicar la creatividad en la ejecución de los movimientos hace que conserves interés en la actividad. Si no probás nuevos caminos o te ponés a prueba a diario, siempre vas a estar en el mismo lugar.

4. Focalizá tus sueños, tus metas y proyectos con objetivos claros y alcanzables
Los objetivos que te marcás a diario deben ser específicos y realizables. Si están en sintonía con tu nivel de habilidades, es muy posible que puedas fluir durante la realización de la actividad. De lo contrario, si los objetivos que te marcás suponen un grado de dificultad que te exigen un sobreesfuerzo, entonces puede resultar estresante y el sentimiento de frustración corta el Flow.

5. Focalizate en el proceso, no en el resultado
El Estado de Flow o está relacionado con la realización de la actividad misma y no con el resultado. Un resultado atractivo puede ser motivante también, pero lo que realmente importa es disfrutar de lo que se hace. El Flow hace referencia a divertirse en el presente, sin intentar modificarlo, con atención plena en la actividad que estás realizando. Es decir, fluir en ese momento de felicidad que te brinda el deporte y así las habilidades físicas consiguen optimizarse aún más.

¡Compartir por correo electrónico!