Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Los tatuajes pueden alterar la transpiración y los niveles de sodio de tu cuerpo

Los tatuajes, que varios años atrás fueron tabú, hoy ya no están estereotipados. Cualquier persona, sin importar edad o clase social, puede llevar uno en el cuerpo. Ahora, ya no faltan los que dicen que el “diferente” es el que tiene la piel intacta, y no al contrario, como era en otras épocas. 

Nuestro país acompañó el crecimiento de este fenómeno a nivel mundial. Los tatuados en la Argentina pasaron de ser una minoría a una enorme tribu, que hoy cuenta millones. 

Más allá de que casi todos quieran hoy llevar un tatuaje, hacer un diseño en el cuerpo puede tener ciertas consecuencias negativas aún. La tinta altera el sistema de enfriamiento natural del cuerpo, haciendo que el individuo transpire menos y pierda más sodio, elemento esencial para las alteraciones celulares. La transpiración, vale recordar, sirve para equilibrar el cuerpo con el medio externo y ayuda a eliminar sustancias tóxicas. 

 

Ver más

Higiene para runners: evitá infecciones y disgustos

10 tatuajes de running: los diseños más sorprendentes

Cosas raras que le pasan a tu cuerpo cuando corrés

 

Un estudio del departamento de fisiología del Alma College, en Michigan, Estados Unidos, investigó cuál era la interferencia de las agujas en el funcionamiento de las glándulas sudoríparas (de tres a cinco milímetros debajo de la camada superficial de la piel). 

Diez voluntarios saludables, con un promedio de edad de 21 años y tatuajes en los brazos, hombros y espalda de, por lo menos, 5,2 centímetros cuadrados, se sometieron a pruebas para evaluar si existían alteraciones en el nivel de sudor. La única condición era que, del lado opuesto, la piel no tuviese ningún tatuaje (es decir, el brazo derecho tatuado; el izquierdo no, por ejemplo). 

En las áreas tatuadas, 0,18 miligramos de sudor por centímetro cuadrado fueron producidos por minuto, mientras que 0,35 miligramos fueron registrados en la piel que no tenía tinta. 

La concentración de sodio también fue preocupante: nueve de los 10 participantes tuvieron tenor de sodio mayor en la transpiración de las áreas tatuadas que en las zonas limpias. 

¡Compartir por correo electrónico!