Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Triatleta sudamericana admite doping positivo

Foto:Ariane Monticeli

 

La triatleta brasilera Ariane Monticeli dio positivo por consumo de EPO, en los controles anti doping realizados durante el día anterior al Ironman 70.3 de Buenos Aires, el pasado 12 de marzo de 2017, competencia en la que ocupó el tercer puesto.

En una nota publicada por la web Mundotri.br, Monticeli reconoce haber utilizado EPO para esa prueba, pero insiste en que sólo lo hizo una vez. La triatleta brasileña había ganado el Ironman Florianópolis 2015, pero la temporada 2016 no fue tan favorable.

En 2016 tuve muchos problemas. Problemas mecánicos en el Ironman de Florianopolis, me lesioné un pie en la partida del Ironman Zurich, la muerte de mi madre y tuve un golpe catorce días antes  del Ironman Hawaii. Fue un año, en conjunto, malo, y los resultados no hicieron más que demostrar esta situación”, explica Ariane Monticeli en la carta abierta pubicada.

La mayoría no pensaba que en 2017 pudiera conseguir buenos resultados. Un poco por la presión y también por no admitir otro mal año, decidí utilizar EPO en mi primera competición sobre distancia medio Ironman”, aclara. “¿Por qué hice esto? En mi cabeza solo había un pensamiento ‘necesito ganar’. Me metí en internet y busqué cómo comprar EPO. Investigué cómo tomarlo y durante cuánto tiempo permanece en el cuerpo”, agregó.

 

Ver más

La campeona olímpica en Río 2016 dio doping positivo

VIDEO: Ironman 70.3 Buenos Aires 2017, por dentro

Ironman 70.3 Bariloche: todo lo que necesitás saber

 

Podio en Buenos Aires

En el Ironman 70.3 Buenos Aires, disputado en marzo pasado, Monticeli consiguió el tercer puesto con un tiempo de 4:25:13. La americana Haley Chura se hizo con el título en 4:17:42 y la británica Kimberley Morrison (04:18:29) consiguió la segunda plaza, por delante de Monticeli.

 

 

 

 

 

 

 

 

Según asegura la propia Monticeli, al no haber ganado la prueba, quedó decepcionada con el resultado y decidió dejarse de experimentos con EPO. “No cambió mi rendimiento para nada. No gané el Ironman 70.3 de Buenos Aires. No hice nada diferente a lo que suelo hacer en las competiciones. Estaba muy frustrada porque “tenía” que ganar. El año pasado conseguí hacer mejor tiempo que este. Pensé, un riesgo muy alto para cero beneficio”, concluyó.

La triatleta dice sentirse mal por lo que ha hecho y por todas aquellas personas que le siguen, al tiempo que confiesa que el suicidio había estado rondando por su cabeza

 

 

 

 

¡Compartir por correo electrónico!