Cierran playas de Sídney tras primer ataque fatal de tiburón en 60 años

SYDNEY (Reuters) – Varias playas de Sydney fueron cerradas el jueves después de que un nadador muriera en un ataque de tiburón, la primera muerte de este tipo en las playas de la ciudad en casi 60 años.

Se instalaron líneas de tambor, utilizadas para cebar a los tiburones, cerca del lugar del ataque, mientras que se desplegaron drones mientras los funcionarios buscan si el tiburón todavía está en el área.

Un video publicado en línea mostró a un tiburón atacando a una persona el miércoles por la tarde frente a la playa de Little Bay, a unos 20 kilómetros al sur de la ciudad más grande de Australia y cerca de la entrada a Botany Bay. La policía aún no ha revelado la identidad del nadador.

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

«Fue un shock total para nuestra comunidad», dijo a Reuters el alcalde de Randwick, Dylan Parker, que incluye a Little Bay. “Nuestra costa es nuestro patio trasero, y tener una muerte trágica en estas horribles condiciones es absolutamente terrible”.

Un surfista sostiene su tabla en el agua junto a un cartel que declara un avistamiento de tiburones en Manly Beach en Sydney, Australia, el 24 de noviembre de 2015. REUTERS/David Gray // Foto de archivo

Un nado benéfico en el océano en una playa cercana que estaba programado para el domingo ha sido cancelado por respeto a la víctima y su familia. Los organizadores del Murray Rose Malabar Magic Ocean Swim habían considerado posponer el nado hasta marzo, pero dijeron que decidieron cancelarlo después de consultar con el consejo local y el rescate.

Un portavoz del Departamento de Industrias Primarias de Nueva Gales del Sur dijo que los biólogos de tiburones creen que un tiburón blanco de al menos 3 metros de largo fue probablemente el responsable del ataque. Los datos mostraron que este fue el primer ataque fatal de tiburón en Sydney desde 1963.

READ  Caravana del pueblo: Reunión en Hagerstown

Las autoridades ordenaron a las personas que se mantuvieran fuera del agua en un caluroso día de verano cuando las temperaturas rondaban los 30 °C (86 °F).

«Algunos surfistas locos siguen saliendo y arriesgándose, pero la mayoría de nosotros estamos prestando atención y permaneciendo fuera del agua hasta que los tiburones se hayan ido. Francamente, es un viaje mucho más peligroso», dijo a Reuters la residente local Karen Romalis. .

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

(Reporte de Ringo Jose y Gil Gralow) Editado por Christian Schmolinger y Karishma Singh

Nuestros criterios: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.