Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Cuando un par de segundos son una eternidad

Cuando un par de segundos son una eternidad

Las carreras de larga distancia generalmente no se resuelven en el final, sino durante todo su trayecto. Las emociones no se dan usualmente sobre la hora, sino que al promediar la carrera ya se puede ir previendo el resultado. Pero, como en todo, hay excepciones. En ocasiones unos pocos segundos cambian todo, un final frenético cambia la historia. O no.

En esto pensaba a fines de junio, después de correr el maratón de Rosario. Fui con la expectativa de completarla en un tiempo inferior a 3 horas 25 minutos, para poder clasificar al maratón de Boston. Mi tiempo final fue 3 horas 25 minutos 5 segundos. Esos cinco segundos, que usualmente no modificarían nada, fueron suficientes para dejarme por fuera del rango clasificatorio. Eso me llevó a pensar en finales cerrados de carrera y rápidamente, sin googlear y apelando sólo a mi memoria, aparecieron los tres que muestro a continuación: La victoria de Eliud Kipchoge en Londres este año, el duelo entre los mexicanos Germán Silva y Benjamín Paredes en el maratón de Nueva York 1994, y el ekiden de Hakone en 2011.

Vamos caso por caso:

Kipchoge, cerca del récord

El keniata ganó la carrera por sólo 46 segundos (Stanley Biwott lo siguió de cerca), pero lo más asombroso es que quedó a apenas ocho segundos de batir el récord mundial de maratón, que sigue en poder de Dennis Kimetto.

Duelo de mexicanos en NY

Un final extrañísimo, porque Silva se desvió del recorrido siguiendo a un vehículo que filmaba la carrera, confundiéndolo con el oficial. Pudo retomar a tiempo y ganarle por dos segundos a Paredes.

El ekiden japonés

Es una modalidad de carrera muy popular en Japón. Se corre en postas y el de Hakone es el más prestigioso de todos. Son 218 kilómetros desde Hakone hasta Tokio, y participan equipos de universidades. En 2011, cuatro corredores entraron a los últimos 500 metros con muy poca diferencia entre sí. Nuevamente un error del líder permitió un cambio en la primera ubicación pero, a diferencia del ejemplo anterior, no quedó lugar para la remontada.

¿Recordás otros finales así de apretados? Contanos en los comentarios.

Los textos, informaciones y opiniones publicados en este espacio son de total responsabilidade del autor. Por ende, no corresponden, necessariamente, al punto de vista de Activo.news

Sobre el autor

Rodrigo Nardillo

Maratonista Finisher Buenos Aires 2008, 2010, 2012, Rosario: 2008, 2009, 2010, 2011, 2013, K42 Villa La Angostura: 2009. Santiago de Chile: 2010. New York 2011. Rio de Janeiro 2012.... VEA MÁS

¡Compartir por correo electrónico!