Los patinadores sobre hielo de los Juegos Paralímpicos que no querían deambular

Hace más de dos años, el CICR le dijo a Hernández, medallista de oro paralímpica de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur, que ella y Huckabee, medallista de oro de 2018 de Baton Rouge, Los Ángeles, no podían competir en los Juegos Olímpicos de Beijing.

Nadie los acusó de ningún delito. Su desgracia fue participar en carreras que serían canceladas porque no había más snowboarders.

Hernández, de 47 años, y Huckabee, de 26, fueron clasificados como SB-LL1. El ciclista SB-LL1 tiene una debilidad significativa en una pierna, como una amputación por encima de la rodilla, o una debilidad significativa en ambas piernas. Pero no había suficientes patinadores calificados en LL1 para que la carrera fuera viable, y el IPC la canceló.

Entonces, Huckabee pidió ser colocada en la carrera LL1 de hombres o en la clase LL2 de mujeres, ya que ambas eran aparentemente dos clases más desafiantes para ella. El competidor LL2 tiene debilidad en una o ambas piernas, con menos restricción de actividad que el competidor LL1. En todos los semideportes, la calificación la determinan los médicos que controlan a los atletas.

El IPC rechazó su solicitud, a pesar de que los concursantes estaban por delante de la clase. El IPC se opone a la transferencia de atletas de una categoría a otros eventos. Esto podría afectar la integridad de la competencia si a los atletas se les permite competir en cualquier clasificación de su elección.

Huckabee y Hernández designaron al abogado alemán Christoph Fischmann para manejar el caso porque, con ABC con sede en Bonn, los tribunales alemanes tenían jurisdicción.

READ  Rusia se enfrenta a repercusiones deportivas por la invasión de Ucrania | Noticias de la crisis ruso-ucraniana

Wieschemann ganó por primera vez una orden judicial temporal a favor de Huckaby el 27 de enero, argumentando que los sistemas de calificación de cualquier tipo en todos los deportes están diseñados para «proteger a los débiles contra los fuertes», y no al revés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.