Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

¿Sos adicto a correr? Seguí estas pistas y comprobalo (o descartalo)

Foto:Enterate si sos adicto a correr

¿Creés que sos parte de este grupo de personas que no para de crecer? ¿Sos adicto a correr? Para responder a estas preguntas no precisamos esforzarnos demasiado, basta con repasar algunas situaciones del día a día para comprobarlo o descartarlo. ¡Mirá!

Señales que indican que sos adicto a correr

  1. La cosa se complicó en tu trabajo y tuviste que decirle adiós a los entrenamientos semanales. Eso hizo que te sientas más irritado de lo común. ¿Será que te está haciendo falta algo? 
  2. La gripe te afectó, no estabas con energías para entrenar y te quisiste sacar la ansiedad abusando un poco de la comida. 
  3. Planeaste correr sobre el final del día, pero esa reunión duró más de lo previsto y te volviste loco por perder los 10 kms intervalados planeados para el día.
  4. El despertador sonó, no lo escuchaste o lo apagaste sin querer y te perdiste ese entrenamiento de fartlek con tus compañeros. Lo lamentaste mucho después. 
  5.  Te inscribiste y entrenaste mucho para una maratón y apareció una fiesta importante sobre el final de la semana previa a la carrera. Te decidiste por la carrera, claro.
  6. Terminando un larguísimo día de trabajo, descubrías que te olvidaste la mochila con las zapatillas y la ropa de correr en casa, y te lamentás por no conseguir moverte un poco.
  7. La fiaca de salir de la cama pegó duro pero después de ese entrenamiento progresivo y dinámico tu humor cambió radicalmente y el día se hizo muy productivo. 
  8. Un proyecto laboral está trabado y durante o después de un fondo de domingo un insight fantástico te ayudó a resolverlo. 
  9.  Ese trote regenerativo, sin compromiso, en una ruta vacía, una montaña o a la orilla del mar te hizo ir lejos, entrando casi en modo de meditación. 
  10. Terminaste esas pasadas matadoras y la euforia incontrolable se adueñó de vos durante toda la mañana, brillando de energía positiva y buen humor.

Los resultados

Si llegaste a identificarte con por lo menos dos de estas situaciones que sólo este deporte te brinda, estás en un camino sin retorno, ¡sos un adicto a correr!

La dependencia química es la principal motivadora de ello. Es una explosión de hormonas en la corriente circulatoria que nos deja anestesiados y promueve una serie de beneficios a la  salud física y mental, generando una increíble sensación de bienestar e interfiriendo directamente en nuestras tomas de decisiones diarias y nuestro comportamiento. 

Para que todo esto suceda y sea realmente saludable, intentá mantener la regularidad en las actividades, incorporando hábitos saludables y entrenando con calidad. De esta forma, conseguirás tener al running como su gran aliado para el resto de la vida. 

 

¡Buenos entrenamientos y no me aflojes!

 

*Esta columna pertenece a Rodrigo Lobo, Profesor de Educación Física, entrenador de running y atleta amateur de running y triatlón. 

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!