Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Cosas que dejás de escuchar cuando te convertís en un corredor experimentado

Cuando  sos ya un corredor experimentado, no importa la edad que tengas, siempre buscarás un reto nuevo.

Teóricamente, nuestros amigos, familiares y conocidos ya deberían estar acostumbrados a nuestros hábitos, o al menos eso pensamos.

Sin embargo, hay muchas cosas que pasan a nuestro alrededor que no notamos y que nadie nos dice que pasarán.

Lo que te importa cuando sos un corredor experimentado

Para que no te sorprendan cuando llegues a este punto, te contamos algunas de estas cosas:

1. Nadie entiende la importancia del descanso

Generalmente, después del fondito, o de un entrenamiento muy pesado en la pista, lo que más necesita nuestro cuerpo es descansar para recuperarnos y regenerar nuestros músculos.

Este descanso es algo que normalmente trae problemas en nuestra vida, ya que dormimos siestas de dos horas por la tarde e intentamos acostarnos temprano por las noches.

La solución: invertir tiempo de calidad con nuestros seres queridos y no hablar nada sobre nuestro entrenamiento. Tan importante es el descanso como nuestra familia, así que con una buena organización de nuestro tiempo podemos lograr un equilibrio.

2. Muchos verán raro que sigas corriendo

Seguramente ya escuchaste la pregunta “¿por qué corrés?, ¿no sabés que es malo para las rodillas?”, etc.

La solución: salí a correr con tu grupo de amigos, olvidate de los malos comentarios y seguí disfrutando de tu deporte favorito.

3. Seguís comiendo de forma saludable

Este es uno de los mejores hábitos que adquirimos cuando nos convertimos en corredores. Siempre estamos atentos a lo que comemos: porciones, proteínas, vegetales, grasas, carbohidratos, etc.

Esto es algo que a algunos les incomoda, porque de alguna manera les genera culpa comerse las cosas sin pensar en su salud.

Para nosotros, deportistas, comer un chocolate e incluso un pedazo de torta no es inconveniente, ya que es un pequeño regalo que nos damos de vez en cuando.

 

Ver más

¡Paren todo! Un tipo frenó su auto para dejar pasar a un corredor

Correr en grupo: Ventajas y beneficios

Euforia del corredor: ¿Cómo hacer para sentirla?

 

4. Siempre serás competitivo

Aún cuando la edad te alcanzó y sabés que no serás tan rápido como solías ser, siempre tendrás en mente el poder mejorar una marca o, al menos, no perderla.

Esto no es malo para nada. Al contrario: cuando tenés una situación personal que de cierto modo te reta, saber que podés resolverlo te da fuerza y te incita a hacerlo cada día mejor. Así que por nada del mundo hay que perder este sentido de competencia con nosotros mismos.

5. La energía no sólo viene de la comida

Cuando estamos compitiendo y de pronto comenzamos a llegar a ese punto donde nos sentimos cansados y pensamos que no podemos más, el simple hecho de escuchar a una persona gritarnos “¡vos podés! ¡vamos, estás muy cerca de llegar!”, nos dan toda la gasolina que necesitamos para sentir nuestro segundo aire y dejarlo todo en el camino. Esto es algo que la mayoría de la gente que no practica ningún deporte no entiende.

No olvides esa sensación que tenés cada vez que recorrés un camino, no importa la distancia que sea, ni cuántas veces la hayas corrido, siempre va a ser diferente. Cruzar una meta y darte cuenta de lo que sos capaz con tus dos piernas y el corazón es algo que, a pesar de los años, no querrás dejar de sentir.

 

Este artículo fue originalmente publicado en Activo México

¡Compartir por correo electrónico!