Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Correr siendo mujer: Enfrentar el acoso

Un excelente informe especial elaborado por la edición estadounidense de Runner’s world (que se puede leer completo aquí), reveló (o más bien, pasó en limpio), las dificultades que muchas mujeres enfrentan al salir a la calle. Lógicamente, este tema excede al running pero, por la temática de aquella revista y este sitio, es donde pondremos el foco.

Lo que motivó el informe de Runner’s world fue una seguidilla de tres casos de mujeres asesinadas en medio de salidas a correr. Los crímenes ocurrieron en tres ciudades diferentes de Estados Unidos (Michigan, Nueva York y Massachusetts) y, un par de meses luego de ocurridos, ningún sospechoso está siendo investigado por ninguno de los tres casos.

La revista estadounidense elaboró entonces una encuesta, respondida por más de 4.600 corredores, hombres y mujeres, que evidencian el acoso callejero que sufren ellas.

La encuesta

Repasando algunas de las respuestas y resultados, se puede ver que el 63% de las mujeres aseguró elige los recorridos para correr pensando en cuáles tienen menos posibilidades de que aparezca una persona que vaya a lastimarlas (en los hombres, sólo el 23% eligió esta opción). El 41% de las mujeres también afirmó que al elegir su recorrido para correr dan prioridad a aquellos donde creen que recibirán menos atención no solicitada (bocinazos, gritos, piropos). En los hombres, sólo el 9% se preocupó por este asunto.

Al momento de elegir por dónde correr, el 71% de las mujeres aseguró que tiene en cuenta cuánta gente corre por ese mismo lugar (mientras que sólo determina la elección del 35% de los hombres). Haber escuchado acerca de acosos en un lugar específico determina la elección de correr por ahí o no en el 54% de las mujeres consultadas (en los hombres, el 23%); y el 41% aseguró elegir lugares que tengan varias vías de escape en caso de que algo suceda (algo que preocupa sólamente al 16% de los hombres consultados).

El 43% de las mujeres aseguró que siempre, a menudo o a veces recibieron comentarios sexuales, bocinazos innecesarios, comentarios sobre su cuerpo o sexistas (y el 4% de los hombres). El 54% de las mujeres también confesó que siempre, a veces o a menudo se preocupa antes de salir a correr pensando en que será atacada físicamente o que recibirá contacto físico no deseado.

El 30% de las mujeres que respondieron a la encuesta aseguró que fueron perseguidas alguna vez mientras corrían (por alguien a pie, en bici o en auto), mientras que esto le ocurrió al 7% de los hombres. El 18% sostuvo que recibió propuestas sexuales mientras corría (algo que le sucedió nada más que al 1% de los hombres).

Preocupadas por las posibilidades de acoso, algunas de las medidas tomadas por las mujeres a la hora de salir a correr son las siguientes (entre paréntesis, el porcentaje en el que los hombres aseguraron llevar a cabo esa misma acción por motivos de seguridad): El 73% corre llevando su celular (23%); el 71% le informa previamente a alguien por dónde corrrá y a qué hora debería estar de vuelta (33%); el 60% limita sus entrenamientos a horas en las que haya luz natural (14%); el 52% cambia recorridos (31%); y el 41% corre con otra gente (15%).

Por último, y para refutar (una vez más) a los que consideran que el piropo puede resultar halagador y las mujeres que lo reciban deberían agradecerlo, el 79% de las encuestadas aseguró que recibir alguna especie de atención no solicitada la molesta mucho o algo, mientras que solamente el 22% dijo que esta situación le molesta poco o nada.

Estos datos corresponden a esta encuesta en particular, que fue realizada en Estados Unidos, pero cualquiera que haya conversado lo suficiente con alguna mujer o que haya prestado atención a los testimonios que surgieron a raíz de movidas como Ni una menos, sabe que por aquí las cifras no están alejadas de estos resultados.

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!