Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Doha 2019: Luces y sombras de un mundial particular

El domingo finalizó un nuevo mundial de atletismo y, como siempre, dejó unas cuantas conclusiones. En este caso, queda en evidencia, más que en otras ocasiones, la diferencia entre el entusiasmo dirigencial y la respuesta del público y los atletas que intervinieron en él.

Elogios dirigenciales

Rápidamente la cúpula de la IAAF, son Sebastian Coe a la cabeza, se deshicieron en elogios hacia la organización catarí. Sus instalaciones modernísimas y algunos resultados obtenidos por los atletas en estos días fueron el foco elegido por Coe para señalar que lo visto en Doha fue “el mejor espectáculo en la historia del Campeonato Mundial de Atletismo”.

Sus dichos se sostienen en la cantidad de récords obtenidos por los atletas en Catar (21 de área y 86 nacionales), que otorgaron a esta edición del mundial los puntos necesarios (en una clasificación que elabora la IAAF) para ubicarse en la cima de todos los mundiales históricos.

Estadios vacíos

Lamentablemente, ese espectáculo que los dirigentes consideran como el mejor de la historia fue visto en vivo por muy pocas personas.

Los estadios vacíos fueron una postal repetida en las diferentes jornadas del mundial.

Otros aspectos señalados por la prensa internacional fueron la artificialidad en la que se desarrollaron muchas competencias, con estadios aclimatados al punto de reducir los factores climáticos (temperatura, humedad, viento) casi a cero, convirtiendo el escenario en una especie de laboratorio prácticamente irreproducible (lo que lógicamente tiene mucha injerencia en la cantidad de récords).

Por fuera del estadio, un clima imposible, que afectó especialmente a las y los maratonistas: enfrentadas a más de treinta grados y un ochenta por ciento de humedad, muchas mujeres abandonaron la prueba. Los hombres tuvieron algo más de suerte, aunque el clima de todos modos los afectó y dejó unos tiempos bajísimos para los atletas.

Tampoco dejó nunca de flotar la sombra de las acusaciones de soborno que aparecieron apenas la IAAF decidió otorgarle a Catar este mundial, a pesar de las condiciones climáticas, de la prácticamente nula tradición deportiva y de las gravísimas denuncias por violaciones a los derechos humanos que hay en su contra (en 2022 se jugará allí el mundial de fútbol, y ya se cuentan por miles los obreros muertos en la construcción de los mega estadios que albergarán los partidos).

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!