Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

El juvenil Manrique recibió un increíble regalo del olímpico Molina

Sin lugar a dudas, Fabián Manrique es uno de los grandes nombres del presente y del futuro dentro del atletismo argentino. Sin embargo, este tipo de talentos, ya sabemos, suelen acabar desperdiciándose por la falta de apoyo y/o las impericias de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA). Esta vez, el joven de San Antonio de Padua tuvo la oportunidad de disputar el Grand Prix Sudamericano que se llevó a cabo en Montevideo, Uruguay, sólo por la generosidad sin límites de un atleta olímpico, el maratonista Luis Molina, quien sorprendió a Manrique regalándole los pasajes que no estaban dentro de su limitado presupuesto. 

Ambos atletas entrenan juntos, por diferentes motivos, en el Polideportivo Gorki Grana, de Castelar. Manrique comenzó admirando a Molina, luego se dio el gusto de vencerlo (10K de la Bimbo Race) y, por último, se convirtieron en amigos. Después de una pretemporada dura bajo las órdenes de Guillermo Roldán, la presentación en los Grand Prix aparecía como primer objetivo. Sin embargo… la bendita falta de dinero.

 

Ver más

Running solidario: No conseguía correr más y la cargaron hasta el final

Con 101 años, abuela atleta va a disputar carreras de 50 y 100 metros

De traje, hizo la Media de Nueva York en 1h11min

 

El juvenil atleta pensó en vender rifas para recaudar lo necesario para costearse los pasajes, pero entre charla y charla después del algún entrenamiento, se dio el siguiente diálogo, según cuenta el periodista Federico Sánchez Parodi en la nota que hizo para el sitio LNcorre.  “¿Qué objetivos tenes por delante?”, preguntó el maratonista olímpico; el atleta de zona oeste respondió: “Quiero ir a Montevideo, a correr el Grand Prix. Estoy con el pedido para competir, y voy a ver cómo junto el dinero para viajar”.

Terminó otro entrenamiento, Manrique seguía con aquella preocupación en la cabeza, hasta que un regalo lo cambió todo. “Acá tenés los pasajes”, dijo el lobense. En el momento, Manrique no sabía cómo agradecerle, pero Molina se le adelantó. “A mi me hubiera gustado que, de chico, alguien lo hiciera conmigo. No me sobra nada, pero quiero que vos tengas esta posibilidad de ir y correr”, agregó el maratonista, reconocido en el ambiente por su enorme generosidad. Gestos como este, son comunes en él. Algunos se dan a conocer, otros no. 

Con los pasajes confirmados, Fabián sabía que su oportunidad había llegado, era el momento de brillar (y de honrar el regalo de su amigo). Y bien que lo hizo. En la pista Darwin Piñeyrúa, situada en el Parque Batlle, de Montevideo, el juvenil consiguió su mejor marca personal (3:52.61) en los 1500 metros y se quedó con el cuarto puesto. Luego, en su especialidad, los 5 mil metros, Manrique se despachó con un tiempazo de 14:41.64  para llevarse el triunfo. Enseguida, supo a quien debía dedicarle el triunfo.

Antes de resumir como me fue este fin de semana, quiero darle las gracias a Luis Molina que me regalo los pasajes para…

Posted by Manrique Fabi on Monday, March 27, 2017

 

 

*Agradecemos al editor Damián Cáceres y a todo el equipo de LNcorre por permitirnos reproducir su historia en nuestro medio. Consideramos valedero que este tipo de gestos en el atletismo argentino, sean destacados. 

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!