Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Franco Florio, el rugbier campeón nacional de 100 metros

Sentado frente a la tele, en su casa, Franco Florio miraba la transmisión de los Juegos Olímpicos de Río, en 2016. Como a todos, lo cautivó la presencia de Usain Bolt. Observó atentamente la prueba de los 100 metros llanos, miró cómo corrían los mejores atletas del mundo y pensó “Quiero probar”.

Dos años y medio después, a sus 18, Franco se consagró campeón nacional de mayores en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Su crecimiento meteórico en este deporte, tan rápido como los 100 metros, es todavía más llamativo por el hecho de que el atletismo es el segundo deporte en su vida: Franco es parte del plantel de Los Pumas Seven que compite en la Serie Mundial.

En el séptimo día…

Los lunes, martes y jueves entrena por la mañana en el seleccionado y por la noche con su club, Belgrano Athletic (donde juega en la categoría Pre A); los miércoles y viernes, los dedica al atletismo; los sábados tiene los partidos de Belgrano; y solamente descansa los domingos.

En el medio de todo eso, cursa el CBC de Análisis de sistemas y se hace un espacio, como puede, para juntarse con amigos a jugar al FIFA en la Play o ver series (un capítulo de una hora se subdivide en tres tandas de veinte minutos, por la falta de tiempo).

Primero, el rugby

Desde muy chico, Franco acompañó a su papá a la tribuna de Belgrano para seguir a Pablo, su hermano ocho años mayor. El contacto con el rugby fue inevitable, de mirar pasó a correr con la pelota al costado de la cancha y luego, a los cinco años, a entrenar. La velocidad también estuvo con él desde el primer día.

Desde chiquito me pasaba que agarraba la pelota y metía tries a cada rato. Se me hacía costumbre, todos me felicitaban y, cuando te va bien, las cosas te gustan un poco más, creo. Así que me enganché enseguida. Siempre era el más rápido, me escabullía entre los jugadores en infantiles, pero nunca pensé que fuera para tanto hasta que comencé a entrenar más y me di cuenta.

– ¿Se nota más en Seven que en rugby de 15?

– En Seven tenés muchos más espacios, porque es la misma cancha, pero con la mitad de jugadores. Se explota muchísimo más la velocidad, pero también hay jugadores muy rápidos. No es lo mismo tener un forward adelante, que es un poco más lento, que un jugador de Seven…

Franco Florio, como un rayo

Luego de ver a Bolt y compañía, Franco habló con su hermana Natalia, periodista, quien lo contactó con el entrenador Javier Morillos. Las ganas de probar qué tan rápido era encontraron un cauce.

La primera vez que fui, tenía puesta una camiseta de Los Pumas con la que entrenaba en rugby. Tenía que ir a entrenar después de esta prueba. Yo tenía zapatillas comunes, las que usaba siempre, así que me prestaron unos spikes para poder correr en la pista. Me quedaban chicos. Me daban ganas de correr con mis zapatillas y no con eso, me parecía raro. Entré en calor, me dieron unos ejercicios que no me salieron, y después me tomaron una prueba en 80 metros y otra en 100. Desde ahí que entreno dos veces por semana. En un momento había agregado un día, pero después bajé la carga por el rugby, que es mi prioridad.

Franco Florio, como un Puma.
Franco Florio, como un Puma.

– ¿Qué te dice tu entrenador sobre el hecho de que el atletismo sea tu segundo deporte?

– Me apoya y le encanta que me vaya bien. Siempre va a querer que corra, obviamente, y que vaya cuando tenga tiempo, pero me dice que haga lo que prefiera. Si trató de convencerme para que me volcara al atletismo, no me di cuenta. Pero hay una realidad, que la sabe todo el mundo: en Estados Unidos hay pibes de mi edad que están corriendo en 10s30, y yo nunca voy a poder ser tan competitivo como para tratar de ganarles. En cambio, en rugby entrás a jugar un partido y le podés ganar a cualquiera.

– ¿Tu decisión la tomás más por eso, o por gusto?

– Primordialmente, es algo de gustos. Si me das a elegir entre ganar un Juego Olímpico en cien metros o ganar algo con Los Pumas, voy a elegir siempre el rugby, porque es lo que hago desde los cinco años. Es lo que me gusta, lo que viví, lo que siempre soñé. Desde chico me compro la camiseta de Los Pumas para jugar y entrenar, para estar en casa; ahora tengo la suerte de usarla de forma oficial.

– El rugby fue tu sueño y el atletismo un desafío que se cruzó

– Sí, es así. Al atletismo lo descubrí hace poco más de dos años, es nuevo para mí. Cuando voy a entrenar, me siento muy bien, más suelto, más rápido. Me gusta, me divierte, y encontré gente muy buena. Lo disfruto y, mientras pueda hacer los dos deportes, los voy a seguir haciendo. Creo que, además de que la paso bien, todo esto me puede servir para cualquier momento de mi vida.

– ¿Te sorprende que habiendo comenzado hace poco, y teniendo otro deporte como actividad principal, les ganes a atletas que llevan más tiempo en esto?

– Cuando empecé, pensaba “¿Cómo le voy a poder correr a la gente que entrena esto hace mucho?”. Pero me di cuenta de que el talento tiene mucho que ver y que, aunque entrenes mucho, los resultados no se te van a dar si no lo tenés. Si yo les quiero ganar a los de Estados Unidos que corren en 10s10, aunque entrene todos los días y no haga otra cosa, es imposible que suceda.

– ¿Disfrutás corriendo?

– Sí, aunque la carrera es corta y es sólo tratar de hacerlo bien y llegar antes, no podés pensar. Pero a veces me ha tocado correr 200 metros, y ahí sí tenés tiempo para disfrutar más. Lo mejor que tiene el atletismo es la gente, y lo bien que me siento cuando entreno. La paso bien, es algo que me cuesta soltar.

– ¿Qué tan diferente es correr los 100 metros llanos y correr en la cancha de rugby con la pelota?

– Hay una diferencia bastante grande. En los 100 metros, tratás de ir suelto, de no ponerte duro porque eso te hace ir más lento. Pensás sólo en lo que tenés que hacer. Y es una carrera recta. En rugby, estás todo el tiempo atento, no te podés dormir ni un segundo y tenés que estar duro porque en cualquier momento puede venir un contacto y, si no estás preparado, te pueden lastimar. Y tenés que buscar espacios y atacarlos.

Agenda dividida

En las próximas semanas, como le viene sucediendo desde que se diversificó como deportista, Franco Florio tiene objetivos de todo tipo por delante: la próxima etapa de la Serie Mundial de Seven se realizará en Londres y París, entre fin de mes y principios de junio, y espera ser convocado nuevamente.

En atletismo, está clasificado para competir en Cali en el Sudamericano U20, que se realizará en junio. Allí, intentará batir el récord nacional de su categoría (10s57) para poder clasificar al Panamericano U20 (le exigen una marca mínima de 10s55).

Ver más

Corrió toda la maratón de un Ironman con una pelota de rugby en memoria de su hijo

Berni Maldonado, del coma alcohólico y los 110 kilos al sueño de elite

Le dieron 7 años de vida: con quimio y todo, continúa haciendo triatlón

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!