Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Los hermanos Ingebrigtsen, los dueños de la pista

Foto:Los hermanos Ingebrigtsen celebran el triunfo de Jakob

Hace días finalizó el campeonato europeo de atletismo, que se disputó en Berlín. Entre las muchas historias y los muchos campeones que dejó la cita, sin dudas se destacó una familia noruega que ya lleva un tiempo haciendo de las suyas en este deporte: los Ingebrigtsen.

En esta ocasión fue el menor de ellos, Jakob, de sólo diecisiete años, el que se sacó las ganas de obtener el título europeo que sus hermanos ya consiguieron anteriormente, y lo hizo por partida doble: fue campeón en los 1.500 y los 5.000 metros, no sin ayuda de sus hermanos mayores.

La familia Ingebrigtsen

El patriarca de la familia, Gjert, no corre ni nunca corrió. No tiene historia personal con el atletismo, pero forjó una obsesión que trasladó a sus hijos.

Por algún motivo, se sintió capacitado para entrenarlos, sin ninguna preparación previa, y consiguió impulsar el rendimiento de todos.

El conejillo de indias fue Henrik, el mayor, quien asegura que con él se cometieron muchísimos errores de planificación a lo largo de su carrera deportiva.

La experiencia al servicio de la familia

Sin embargo, toda esa experiencia acumulada parece haber servido: el mismo Henrik dice que su padre no cometió ninguna equivocación desde que el menor, Jakob, comenzó a entrenar.

Henrik, que hoy tiene veintisiete años, fue campeón europeo en los 1.500 metros en 2012 (distancia en la que logró plata y bronce en campeonatos posteriores), y ahora consiguió la medalla de plata en los 5.000 metros, donde escoltó a Jakob.

Filip, de veinticinco años, llegaba a Berlín como el máximo candidato en las dos pruebas en las que finalmente se coronó campeón su hermano menor, y se fue de Alemania sin ninguna medalla.

Sin embargo, él ya había conseguido en 2016 la medalla de oro en los 1.500 metros, la prueba que más cabalmente domina la dinastía.

Con un poco de ayuda hermana…

Jakob, el más chico, asombra por los grandes resultados que viene obteniendo a su corta edad, y en Berlín dio el salto de calidad al coronarse entre los mayores.

Muchos especialistas aseguran que en ambas medallas doradas tuvo gran ayuda de parte de sus hermanos, que lo escoltaron en los tramos clave y le posibilitaron mantenerse liderando las carreras.

Se convirtió en el campeón europeo más joven de la historia en cualquier disciplina del atletismo.

Los Ingebrigtsen que vienen

Kristofer (de treinta años) y Martin (de veintidós), son los únicos hermanos Ingebrigtsen que se dedicaron al atletismo y no consiguieron meterse en la elite del continente.

Pero todavía quedan dos, muy jóvenes, que ya se entrenan en pista y que parece que continuarán con esta saga exitosa: Ingrid (once años) y William (cinco).

Reviví la final de los 1.500 metros (triunfo de Jakob Ingebrigtsen):

 

Ver más

Calendario del atletismo internacional 2018: los eventos más importantes del año

Sufrió una terrible hemorragia nasal, erró el camino e igual ganó la maratón

El increíble despiste que le costó el llanto a una campeona

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!