Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

La historia de los 21k: Julián Molina, el mejor argentino, vendió empanadas para poder correr

Foto:Julián Molina, el mejor argentino y la llegada más emotiva

Más allá de que, técnicamente, esta fue la mejor edición de los 21k de Buenos Aires, siempre quedan historias que, por la emoción y el contexto, suelen tocar las almas de los aficionados al running. Minutos después del gran triunfo con récord del etíope Mosinet Geremew, Julián Molina, el entrerriano que terminó octavo en la general, con 1h04m18s, se ganó el aplauso de todos al coronarse como el mejor argentino, el campeón nacional de los 21k. 

Julián Molina y las 40 docenas de empanadas

Tras la carrera, aún emocionado por su increíble resultado (pero no sorprendido), Molina tuvo una breve charla con el diario Clarín. “Estoy desocupado, vivo en la casa de mi suegro con mi novia. Hago changas y para poder venir vendí 40 docenas de empanadas”, dijo el oriundo de Paraná, que se mezcló con los grandes profesionales del mundo en la distancia. 

“Esta vez vine bien preparado. Por primera vez me consagro campeón argentino. Y es mi revancha con Eulalio (Muñóz). Sabía que le podía ganar arriba. Afuera somos todos amigos, todos atletas. muchas personas viven de esto, por eso me las arreglo haciendo changas de pintura, tratando de encontrar un trabajo que me permita entrenar dos turnos”, agregó Molina al mismo diario. 

Changas, empleos duros y una nueva chance

Si bien Molina estaba creciendo y estableciéndose entre los mejores en largas distancias en territorio nacional en 2014, tiempo después se vio forzado a parar por cuestiones económicas. Consiguió un empleo en una fábrica de heladeras en Rosario, pero las jornadas de “12 o 13 horas” le detonaron la cintura. 

“Después empecé en una fabrica de bicicletas dos meses, me querían blanquear. Ocho horas en armado, pero por reducción de personal me echaron. Me agarraron bajones, pocas ganas de entrenar, volví a quedarme sin trabajo. Aunque siempre tenía la rotisería con mi familia en Paraná”, relató a Clarín Molina, que espera por fin poder dedicarse a este deporte después de su conquista. Patrocinadores, se buscan. 

Apenas por detrás de Julián Molina llegó Eulalio Muñoz, el tercer mejor argentino, con 1h04m21s. Mariano Mastromarino, el Colo, fue el tercero mejor entre los nacionales, con 1h04m23s. 

 

Ver más

21k Buenos Aires: victoria con récord de Geremew, 20 mil corredores y todos los resultados

21k de Buenos Aires: todo lo que tenés que saber

Bronze Label para la maratón de Buenos Aires

Fuente: clarin.com

 

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!