Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Maratón olímpico: El mensaje de Lilesa, la corajeada de Bruno y el resbalón de Meb

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ya quedaron atrás y dieron paso al ciclo que desembocará dentro de cuatro años en Tokio.

En la última jornada, la prueba madre del olimpismo, el maratón, dejó tres medallas y muchas historias curiosas y emotivas alrededor.

Federico Bruno, a pesar de todo

El concordiense no tuvo una carrera soñada, pero se esforzó al máximo para poder completar la distancia en su debut olímpico. Se acalambró fuertemente a partir del kilómetro 35 de la competencia, y estaba más para abandonar que para continuar. Sin embargo, se empecinó en alcanzar la meta y lo hizo corriendo de costado, para minimizar los dolores: “Sólo es olímpico quien termina su competencia. Y ahora soy olímpico”, dijo luego de llegar. Una mención aparte merece el paraguayo Derlys Ayala, quien se detuvo a metros de su llegada para ayudar a Bruno.

Cabe aclarar que la distancia habitual y favorita de Bruno no es el maratón. Su especialidad son los 1500 metros y, luego de denunciar falta de apoyo de parte de la CADA, decidió pasarse al maratón con el afán de conseguir la plaza para cumplir su sueño de formar parte de un Juego Olímpico.

Cumplido el sueño, que tuvo más dificultades de las imaginadas, Bruno volverá a la pista para retomar donde había dejado. Se trata de uno de los atletas con mayor proyección del país y seguramente lo tendremos en Tokio 2020.

Lilesa, plata y protesta

El etíope llegó en segundo lugar, detrás del keniata Kipchoge, y se llevó la plata. Cruzó la meta serio, con ambas manos sobre su cabeza, cerradas y cruzadas, como si estuviera esposado.

Contó luego que, por pertenecer a la etnica oromo él, su familia y su comunidad son perseguidos por el gobierno de su país. “Si vuelvo, podrían matarme”, sentenció, y les pidió a los periodistas presentes que difundan su lucha.

lilesa

Resbalón y sonrisas

El eritreo nacionalizado estadounidense Meb Keflezighi, cuarto en el maratón de Londres 2012, estaba llegando a meta cuando el suelo mojado de las calles de Río lo hizo resbalar y caer al suelo.

Inmediatamente el carismático atleta improvisó una humorada para salir del paso y, antes de levantarse, hizo algunas flexiones de brazos. Luego sí se levantó, a pura sonrisa, y cruzó la línea de meta saludando a la gente.

meb rio

Bonus track

El cambodiano Takizaki llegó en el puesto 139 sobre 140 atletas que llegaron hasta el final de la competencia. Ya en los últimos metros de carrera se lo veía extasiado y luego de cruzar la meta llegó el momento del show: Empezó a arengar a la gente, hacer y exigir palmas e improvisar alguos pasitos de baile, festejando mucho más que lo que varios minutos antes lo habían hecho los ganadores de las medallas en juego. Miralo al final de este video:

 

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!