Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Las obras que dejan en alerta a los atletas keniatas

Foto:obras en Iten

Cuando se habla de atletismo, y particularmente de maratón, es inevitable repetirse sobre la supremacía africana de los últimos tiempos. Dentro de esa supremacía africana, los atletas keniatas sacan ventaja por sobre sus competidores continentales, incluyendo a los eximios etíopes, que fueron los primeros en destacarse a nivel mundial (el gran Abebe Bikila es el pionero).

Intentando desentrañar sus secretos, atletas, entrenadores y médicos de todo el mundo elaboraron las más variadas teorías para justificar este superlativo rendimiento que muestran los atletas nacidos en una pequeña porción del planeta.

La meca de estos atletas es Iten, una localidad con casi 45 mil habitantes, la mayoría por fuera de un minúsculo casco urbano que oficia de centro.

Hasta allí suelen viajar a entrenar, como en un viaje iniciático y/o consagratorio, referentes de todas partes, buscando contagiarse un poco de los talentos locales, y aprovechando la combinación que otorga aquella tierra (su suelo, sus desniveles, su altura sobre el nivel del mar).

 

Ver más

El impensado secreto de la supremacía keniata

Dime a qué tribu perteneces, y te diré qué atleta eres

140 kms en 6 días: así entrena la recordista mundial de media maratón

 

Obras en Iten, templo amenazado

Buscando conectar de una mejor manera a esta ciudad con su vecina Nyaru, en estos momentos se está construyendo una carretera y se piensa en ampliar otras obras que modernicen la infraestructura de la zona.

Aunque esto pueda ser una buena noticia para los habitantes del lugar, la comunidad atlética se encuentra perturbada. “Cada vez hay más carreteras y hay que irse más lejos a entrenar. Vamos a terminar corriendo en asfalto, como los etíopes”, se quejó Florence Kiplagat, quien ostentara el récord mundial de media maratón, según consigna el medio catalán El periódico.

Además, se derribará el mítico Estadio de Kamariny, cuya pista de tierra será reemplazada por una de tartán. El lugar donde entrenaron atletas de la talla de Wilson Kipsang y la propia Kiplagat, entre muchos otros, cambiará por completo, y los locales se quejan de que así se terminará su particularidad, ya que pistas de tartán hay en todo el mundo y están habituados a entrenar en las condiciones de siempre.

El tiempo dirá si estos cambios afectan el rendimiento y los resultados de los atletas keniatas.

¡Compartir por correo electrónico!