Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

La presión de las redes sociales en los corredores

Foto:La presión de las redes sociales en los corredores

Desde que me conozco, soy usuario de redes sociales. Comencé a mediados de 2000, con Twitter, Facebook y después Instagram. A la misma velocidad que fueron creciendo, también crecieron las medias sociales. Y fijensé que separo redes y medias sociales como dos cosas distintas.

Vivimos en una era en la cual es más importante parecer que ser. Esa presión por la imagen, que muchas veces extrapola el narcisismo, se hace cada vez más visible en el running. Y no es una novedad que de un tiempo para acá, lamentablemente, es más importante figurar y parecer algo que correr. 

Presión de las redes sociales en los corredores: matices

No tengo nada contra quienes disfrutan de compartir sus entrenamientos diarios, postear sus carreras, sus zapatillas, etc. Particularmente, soy de compartir las cosas en las redes -eso me motiva a no perder entrenos. Pero intento no dejar que la presión externa de Internet presione a mi yo corredor. 

Tal vez, en mi caso, sea un resquicio porque competía antes de que Internet existiese, cuando ese “entrenamiento matador” realizado con éxito me lo guardaba para mí -como máximo, lo compartía con mi entrenador. Entiendo que el mundo evolucionó y ese estilo de vida está muy presente, siendo irreversible tenemos que acompañar las tendencias. Eso no quiero decir que no debemos imponer límites. 

Ya escuché casos de personas que abortaron su entrenamiento porque el GPS perdió señal y así no podría compartirlo con amigos y desconocidos en las redes sociales. 

La cultura running-entrenamiento-exposición se hizo más intensa en esta década con el desarrollo del smartphone. Pero el running, en esencia, permanece inalterable desde hace décadas. Correr es un acto de colocar un pe adelante del otro, como dijo un amigo. “Si es posible, cada vez más rápido”, destacó. 

Repito, no tengo nada en contra de quien usa las redes y medias sociales, pero es necesario encender una señal de alerta cuando se pasan los límites. 

Ya leí la frase “abandonar no es una opción”. Y no confundamos la presión por abandonar, simplemente, porque precisás correr bajo frío o lluvia, sino porque no estás bien o realmente no podés. 

En este último caso, ¡abandonar sí es una obligación! ¡Qué importa lo que piensen! 

Tips para no dejarse llevar por la presión de las redes sociales

  • Ante todo, entrená;
  • Compartí tu vida de corredor en las redes, pero ponete límites;
  • No especifiques tiempos. Corré, dejalo todo, aprovechá el momento y cruzá la línea de llegada, pero no a cualquier costo;
  • Abandonar o no alcanzar un tiempo pre-establecido no es una vergüenza para nadie. Pero cuanto menos presión externa el corredor sienta durante la carrera, más fácil será alcanzar el objetivo deseado.

*Esta columna pertenece a Harry Thomas, corredor y periodista especializado en carreras de asfalto

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!