Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Saber cuándo parar es para inteligentes, no para débiles

Foto:Saber cuándo parar es para inteligentes

Realmente creo que el gran límite del hombre es físico, ya que si dependiésemos de la parte psicológica, nuestra mente puede llevarnos muy, muy lejos. Hay casos en que el poder mental nos hace superar muchos dolores. Sin embargo, a veces, eso no es posible. Ese dolor agudo, la hipoglucemia, la indisposición estomacal: cuando eso sucede, parar no es sólo un deseo, es una obligación. Saber cuándo parar es para inteligentes, no para los débiles.  

Hablamos aquí de corredores amateurs, como usted y yo. Reconocer su límite en una competencia y olvidarse del pace o simplemente desistir de la carrera en cuestión no es una vergüenza. Es, en cambio, un enorme aprendizaje de concentración, humildad y madurez. En algunas situaciones de la vida, y en el running también, es necesario errar para absorber las lecciones. 

 

Saber cuándo parar es para inteligentes

El corredor debe conocer su límite y no querer extrapolarlo. Si estás entrenado y “quebrás” (hablando de ritmo), existe la opción de disminuir el pace, sin necesariamente salir de la carrera. Es común y nada vergonzoso trotar cuando sea necesario. 

 

Ver más

¿Dónde conviene llevar el número en las carreras?

Medir tu actividad podría hacerla menos placentera

10 errores frecuentes de entrenamiento

 

Sin embargo, en caso de dolores agudos, lesiones, traumas e indisposiciones, la orden indica parar. Pare y dese un tiempo. Si se siente mejor, vuelva a correr levemente. Si el problema continúa, llegó la hora de tomar una decisión sensata: ¡abandoná!

Olvidate, de una vez, de esos memes que llenan las redes sociales con frases del tipo “No pain, no gain” o “Abandonar es para los débiles”. Abandone, sí, si fuese necesario para su integridad física. Después, con calma y tiempo, analice dónde está el error (si es que existió) y comience a pensar en un próximo desafío. Así de simple. 

 

Cuidado en las carreras de montaña

En las carreras de montaña, el abandono entre un puesto de control y otro es más complicado, por lo cual sólo salga de un PC si se está sintiendo bien, con energías para llegar hasta el próximo. No se olvide que en el trail, el auxilio puede demorar largas horas para llegar. 

En el asfalto, si no estás precisando de atención médica, es bueno tener un poco de dinero para el colectivo o el taxi que te llevará de vuelta al espacio central de la carrera o directamente para casa. 

Carreras de calle o de montaña en Argentina y en el mundo no faltan, ¿cierto? Por ello, saber parar y saber la hora en que ya no tiene sentido insistir es, en verdad, la sabiduría del corredor, que se adquiere con la madurez. Saber abandonar, mi estimado lector, no es para débiles, es para inteligentes. 

 

*Esta columna pertenece a Harry Thomas, periodista especializado en carreras de calle

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!