Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

¿Los atletas pueden tener problemas de corazón?

Fatiga tras los ejercicios aeróbicos, pulsaciones disparadas sin motivo aparente y falta de aire pueden ser síntomas de que el corazón no está bien. Eso puede ocurrir aún con quien no es sedentario. Para el Dr. Pablo Braga, médico del deporte del Centro de Medicina del Deporte 9 de Julio, los ejercicios de alto impacto, las temperaturas elevadas y la falta de cuidado con la propia salud pueden potenciar problemas en el corazón. 

Según el especialista, toda la actividad física precisa ser liberada y acompañada regularmente por médicos y profesores de educación física. Según el médico, las víctimas de muerte súbita van desde atletas de fin de semana hasta deportistas profesionales. Es decir, cualquiera puede tener problemas en el corazón. 

Durante ejercicios de alta intensidad, como el running, la natación o el fútbol, la presión arterial aumenta, así como las pulsaciones. El objetivo es alimentar el cuerpo con una circulación sanguínea compatible con esfuerzo. En esas condiciones, una enfermedad cardiovascular no diagnosticada puede ser fatal. 

 

Ver más

Los ejercicios de fuerza mejoran la expectativa de vida

Consejos para correr después de los 40 años

Entrenamiento: Tapering, la puesta a punto al maratón

 

“El ejercicio físico de alto rendimiento eleva la necesidad de desempeño del cuerpo al extremo dejándolo más expuesto”, explica el Dr. Braga. Por eso, antes de empezar a practicar un deporte muy intenso, es importante saber como anda su corazón. 

La concientización es un paso importante. Principalmente cuando hay factores de riesgo como hipertensión, diabetes, tabaquismo o histórico familiar en el medio. “Cualquier sensación desagradable y persistente o más fuerte debe ser tomada en serio. El tiempo es el mayor enemigo en estos casos. Por eso, cuanto más rápido el atleta busque atención, mejor será para descubrir la causa de los síntomas”, alertó el médico. 

Con un buen acompañamiento y en la medida correcta, la práctica de ejercicios físicos y una alimentación equilibrada son importantes para una vida plena y saludable. “Cualquier deporte ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares, además de permitir una mejor calidad de vida. Lo importante, siempre, es la dosis”, concluyó. 

¡Compartir por correo electrónico!