Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

¿La edad influye el desempeño en el running?

Foto:desempeño en el running

Mucha gente dice que después de los 60 años se es viejo para empezar a correr. Pero otros lo ven y prueban diferente: corren más que algunos chicos de 20, les sobra disposición, y todavía consiguen una buena posición en muchas carreras, con un desempeño en el running más que digno. 

Hay tantas personas comenzando más tarde y corriendo muy bien, que queda la pregunta: la edad, ¿realmente importa? ¿Esa ventaja o desventaja está más relacionada a una cuestión de genética o basta con entrenar para continuar corriendo hasta viejos?

 

Ver más

Consejos para correr después de los 40 años

A los 73 años, completará la "vuelta al mundo" corriendo en 2018

El entrenamiento intenso también es necesario después de los 40

 

Ni tanto ni tan poco. Verás que la genética importa, pero la edad no tanto. Sólo que cuando hablamos de mover el cuerpo, los años de entrenamiento y el estilo de vida que llevás cuentan mucho más.

Desempeño en el running y calidad de vida

El ritmo, la velocidad y la distancia que un corredor es capaz de correr tiene más que ver con el entrenamiento y el estilo de vida. Entretanto, si tenés una buena genética para ayudar en esa ecuación, mejor todavía.

“La edad importa poco. La predisposición genética viene de nuestros padres, pero no tenemos cómo predecirla (todavía). Tal vez de aquí a 20 años podamos saber si tenés mayor o menor tendencia a ser un atleta de alta resistencia. Pero no sólo es la genética. Todas las personas estamos provistas de un óptimo mecanismo de producción de energía: nuestro cuerpo. Y mientras más se entrene, más adaptaciones fisiológicas van a acontecer a lo largo de los años de práctica”, advierte Gerson Leite, fisiólogo del deporte.

Genética, sí señor

Incluso con asiduidad en los entrenamientos, la genética va a determinar quién sos en la jerarquía de la performance.

“Se estima que los genes consiguen prever una variación del 25% del desempeño aeróbico de una persona. Consecuentemente, alguien con gran predisposición genética tendrá un desempeño mejor”, continúa Gerson.

Eso ayuda a explicar por qué algunos corredores pierden músculo y aumentan grasa a pesar de sus mejores esfuerzos, mientras que otros experimentan poco cambio en la composición corporal y el rendimiento.

Estilo de vida

Si creés que tu estilo de vida no influencia en tu camino a la vejez, pensalo de nuevo. El efecto acumulativo del alcohol, grasas saturadas, cafeína, azúcar y una vida estresante, con pocas horas de sueño en general, puede costar caro. Quien paga los platos rotos es el cuerpo, con disfunciones en el hígado, corazón, cerebro, etc.

Entrenamiento

El VO2 máximo y los liminares aeróbicos son buenos predictores del desempeño para evaluar, clasificar y entender esas diferencias, conforme nos vamos haciendo mayores. Pero, de nuevo, ser un buen corredor o corredora no tiene nada que ver con la edad. El desempeño en el running tiene una estrecha relación con los años de entrenamiento aeróbico.

“Conseguimos hasta mudar el patrón de fibras musculares con el entrenamiento hecho de manera planeada y continuada”, explica Leite.

Correr es “dinero en el banco”

Imaginá que cada kilómetro recorrido se convierte en “dinero en el banco”, destinado para la mejoría del condicionamiento aeróbico. Cuanto más corrás, más capilares, enzimas aeróbicas, mitocondrias y docenas de otros cambios positivos pasan en tus músculos para ayudarte a obtener pasadas más rápidas.

“Si comparás una persona de 20 años que corre hace dos meses y una de 60 que tiene dos décadas de entrenamiento, esta segunda tendrá ventaja, pues ya alcanzó cierta condición física en el running, mientras que el joven todavía está empezando”, esclarece el entrenador Renato Dutra.

Pero así como el banco tiene su letra pequeña, infelizmente, más running también puede implicar más lesiones y más tejidos cicatrizados.

Es justamente ese tiempo de práctica, intensidad y kilómetros recorridos que determinarán tu “edad de corredor”. La propia combinación de herencia genética, pecados y virtudes en el estilo del vida, “kilómetros en el banco” e histórico de lesiones determinan si eres más joven o más viejo –comparado a la edad de tu acta de nacimiento.

Músculos

Existe una cuestión importante sobre las fibras musculares y cómo se alteran a lo largo de la vida, mientras nos vamos haciendo mayores. “Las fibras de contracción rápida, de velocidad, fuerza explosiva, del tipo 2B, y las fibras de contracción rápida intermediarias, que pueden hacerse resistentes o rápidas, dependiendo del estímulo, van perdiendo su tenacidad y capacidad de contracción. Con el tiempo, parte de esos dos tipos de fibra (sobre todo, la del tipo 2B), se pierde. Es lo que llamamos sarcopenia, problema típico del envejecimiento”, explica Renato.

Estudios han demostrado los beneficios de los entrenamientos para personas mayores con fuerza máxima y fuerza explosiva, que trabajan más las fibras de contracción rápida. En algunos casos, existe hasta una recuperación de ellas.

“Hablo con mis alumnos más viejos para invertir en entrenamientos con cargas altas y sprints para estimular las fibras de contracción rápida y retrasar ese envejecimiento”, explica el especialista.

Palabra de entrenador

Para Renato Dutra, lo fundamental para quien quiere empezar a correr con 60 años es entender que el pasado cuenta. “La primera pregunta que hago es: ¿hacés algún tipo de fortalecimiento? Porque el proceso de envejecimiento viene con una pérdida de fuerza y de masa muscular. Si la persona no fortalece sus músculos, tiene el riesgo de empezar a correr con un preparo insuficiente”.

Si te imaginás alguien que siempre corre tres veces por semana, de 30 a 40 minutos, es bien probable que esté sana y libre de lesiones, porque mantuvo una actividad de leve a moderada.

La moraleja de la historia: ¿el running es para todos? Sí, pero necesitás prepararte para ello, como todo en la vida.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!