Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Dormir la siesta, ¿ayuda o perjudica a los atletas?

Como hemos mencionado en artículos anteriores, el descanso es una parte fundamental de cualquier entrenamiento. Sin embargo, muchos corredores olvidan -o no consiguen- descansar al menos siete horas seguidas y creen que con dormir la siesta durante el día podrán recuperar esas horas de sueño.

Pero, ¿sabías que si sentís la necesidad de dormir la siesta de manera frecuente es un signo de que algo anda mal con tu salud? Sí, así como lo estás leyendo: sentir esa necesidad puede ser un aviso de tu cuerpo que se relaciona con enfermedades como la diabetes tipo 2 y las relacionadas con el corazón.

A pesar de todo, y en la mayoría de los casos, las personas que necesitan dormir la siesta lo hacen porque han tenido un sueño poco reparador y no tienen suficientes energías durante el día.

 

Dormir la siesta: los motivos

Ahora, si sos el típico zombie durante el día, aún cuando hayas dormido lo suficiente, es muy probable que tengas que visitar al médico, porque no estás del todo sano. ¿Cómo podés detectarlo? Si tus siestas duran más de 60 minutos y seguís fatigado, es la primera señal.

Normalmente, la siesta no debe pasar de 20 a 30 minutos, como máximo. Después de este tiempo, tu cuerpo debería sentirse lleno de energía y tu mente mucho más descansada. La clave es no quedarte recostado ni dormido por más tiempo del mencionado. Si llegás a prolongar las siestas, podés modificar tu ciclo circadiano y provocarte problemas de insomnio, así como modificar tus hábitos alimenticios y de energía diaria.

 

Hay dos tipos de personas al dormir la siesta:

  1. Los que duermen la siesta por cuestiones genéticas. Estas personas están acostumbradas desde niños a hacer una siesta reparadora, que los hace sentirse descansados, con la mente despejada y llenos de energía. No sólo eso: se despiertan sin ayuda después de 20 minutos.
  2. Los que duermen la siesta por cansancio. Son aquellos que requieren de un despertador para no seguir dormidos después de 20 minutos. Además, se despiertan cansados, de mal humor y cuando no pueden hacer la siesta, sustituyen este sueño reparador por alguna bebida energética.

 

Pero si lo que realmente querés es descansar y reparar cada músculo de tu cuerpo después de una carrera o de un entrenamiento fuerte, lo mejor será que no duermas ningún tipo de siesta, y que sustituyas ésta por algún deporte o actividad que te mantenga despierto y con la mente despejada.

Recordá que debés descansar al menos siete horas si quieres tener un cuerpo sano y listo para la siguiente carrera. Evitá las siestas y dormí bien toda la noche para recuperar cada fibra de tu cuerpo antes del siguiente reto.

 

Ver más

¿Te falta energía para entrenar? Estos podrían ser los motivos

Correr a la noche no perjudica el sueño, según un estudio

Los diferentes tipos de corredores

 

*Esta nota fue originalmente publicada en nuestro sitio Activo México

¡Compartir por correo electrónico!