Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Pie plano adquirido: entendé de qué se trata

Comenzando en el gemelo y extendiéndose hasta la parte media del pie, el tendón tibial posterior (TTP) tiene la función, entre otras cosas, de ayudar a mantener el arco plantar, otorgando soporte y absorbiendo el impacto en los pies al caminar y correr. Al sobrecargarse, inflamarse o lesionarse, este tendón puede causar que una persona pierda gradualmente el arco del pie.

El problema puede ocurrir en cualquier actividad que genere sobrecarga en el tendón, como los deportes de impacto – el tenis, el fútbol o también en pruebas de larga distancia. Sin embargo, se observa que el pie plano adquirido  es más común en mujeres de más de 40 años de edad.

Además del impacto de la actividad, existen otros factores de riesgo que conducen a pie plano progresivo, como la obesidad, la diabetes, la hipertensión, cirugía previa o fractura y enfermedades inflamatorias tales como la artritis reumatoide.

 

Ver más

Los ejercicios de fuerza mejoran la expectativa de vida

¿Por qué son tan necesarios los entrenamientos de movilidad?

Menisco: por qué duele y cómo evitar la cirugía

 

El diagnóstico se basa tanto en la historia del paciente como en un examen físico. Los síntomas son dolor en el interior del tobillo e hinchazón local (de acuerdo con la evolución de la lesión), pérdida progresiva del arco del pie y disminución de la resistencia de la flexión plantar progresiva (dificultad para apoyarse en los dedos de los pies).

La forma más sencilla de identificar el problema es a través del examen clínico, en el que el médico examina la estructura del pie e identifica los posibles cambios en su formato.

Pie Plano adquirido: Tratamiento

En las primeras etapas, la disfunción del tendón tibial posterior  se puede tratar con reposo, medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos, la inmovilización del pie o el uso de plantillas para dar soporte al arco longitudinal medial. Si el tratamiento conservador no funciona, se puede optar por la cirugía.

Si es tratado en fases iniciales es casi siempre posible que el atleta continúe corriendo, siempre que se trabaje en la corrección de la biomecánica del pie mediante el uso de zapatillas o plantillas adecuadas que proporcionan un buen soporte medial para ello.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!