Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Síntomas del sobreentrenamiento: no te pases de rosca

A todos nos gusta correr y preparar una carrera como corresponde; pero, a veces, puede pasar que nos pasamos de rosca y nos exigimos demasiado en el afán de mejorar, produciendo exactamente el efecto inverso. El sobreentrenamiento, lejos de impulsarnos a más, empeora nuestro rendimiento y nos hace perder el disfrute por la actividad. Puede, incluso, hacer que dejemos de correr. ¿Cómo detectar que estamos entrando en él? Acá te mostramos algunas señales a las que deberías prestarle atención:

Mientras corrés

  • Falta de progresión: Aumentás la calidad y cantidad de trabajo, pero los progresos se hacen más lentos o directamente desaparecen. Las sesiones de entrenamiento te cuestan más que antes.
  • Lesiones y molestias: Un dolorcito nuevo en distintas partes del cuerpo, o una lesión que no termina de irse nunca.
  • Fatiga muscular y recuperación lenta: Te cuesta cada vez más recuperarte de las sesiones duras.

 

Ver más

¡Basta! La cinta no muerde

5 señales de que estás entrenando mal

Consejos para no aumentar de peso en invierno

 

En la cabeza

  • Cambios de humor y sensibilidad: Empezás a estar más irritable y de mal humor.
  • Pérdida de motivación: Ya no disfrutás tanto de entrenar, vas porque “tenés” que ir.
  • Menos concentración, resistencia y enfoque: Te resulta más difícil “bancar” los entrenamientos más duros o las carreras.

Fuera del entrenamiento

  • Pérdida o aumento de peso: Aumenta la posibilidad de fluctuaciones rápidas y sin motivo de peso.
  • Antojos: Deseo constante de azúcar, cafeína o sal para levantarte el ánimo.
  • Pérdida de apetito: El exceso de entrenamiento puede provocar aumento de adrenalina y noradrenalina, que derivan en esta pérdida de apetito.
  • Cansancio: Constante o con períodos de cansancio extremo. Otra señal es la disminución en la capacidad de alcanzar un sueño profundo, muchas veces motivada por un aumento en el movimiento durante el sueño.
  • Enfermedades: Infecciones del tracto respiratorio superior.
  • Pérdida de la libido: Reducción en las hormonas anabólicas que derivan en disminución del deseo sexual.
  • Deficiencias en la sangre: Los análisis pueden arrojar disminución de la ferritina y el magnesio.
  • Frecuencia cardíaca: Aumento de la frecuencia en reposo al despertar.

Fuente: Runner’s world

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!