Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Cómo pasar de los 10K al medio maratón sin saltar etapas

“Nada es tan útil para el hombre como la resolución de no tener prisa”. En un deporte en que muchos luchan contra el reloj, la frase del poeta norteamericano Henry David Thoreau puede sonar contradictoria, pero apunta a un camino seguro a la hora de trazar objetivos en el running. No saltar etapas y entender cómo ir de los 10K al medio maratón es una forma de evitar lesiones, frustación y desinterés por la modalidad.

Como los 10 y los 21 kms son dos de los recorridos más populares en las carreras, hay quien desdeña la transición entre las dos distancias y se precipita a la hora de inscribirse en una media maratón.

Combatir esa impaciencia es uno de los desafíos del entrenador Darlan Duarte, de la asesoría deportiva Pacefit. Éste recomienda que, antes de dar ese salto, el corredor se estabilice en los 10 kms, fortalezca la musculatura, gane más velocidad, mejore sus tiempos, entrene distancias intermedias entre los dos trechos para, ahora sí, disputar la primera media maratón.

“Con esa glamurización de la media maratón y del maratón, parece que muchas personas empezaron a correr ayer y ya están pensando en correr 21 y 42 kms. No es así. El corredor necesita de experiencia para hacer esa transición. La parte muscular debe estar más desarrollada para dar el salto”, recomienda.

En caso de que la transición sea precipitada, el corredor puede sentir las consecuencias de la impaciencia en su cuerpo. “Los dolores son señales de que el cuerpo no se está adaptando y no está absorbiendo esa sobrecarga”, explica el técnico.

La consolidación en cada una de las etapas representa los progresos en la parte muscular, mental y en el condicionamiento físico. Sin ese progreso, aumentan los riesgos de que algo salga mal en los 21K, como no acabar la carrera o terminarla caminando.

Según el especialista, para no hacer el medio maratón a las trancas y barrancas, el corredor debe entrenar de forma continua por lo menos durante tres meses, tres veces por semana, con sesiones de una hora, como mínimo, y entrenar aproximadamente una hora y media los fines de semana.

No sufrir lesiones en ese periodo es esencial para concretar el paso siguiente. Correr 15 kms en los entrenamientos es un buen indicio de que la media maratón es una meta palpable.

Llegar a la marca de los 21K no es para cualquiera. Se necesita disciplina, entrenamiento y dedicación. Y tampoco puede hacerse con cualquier zapatilla. Las nuevas Reebok Floatride Run combinan amortiguación y velocidad de respuesta para ayudarte a concluir este objetivo. #FeelTheFloatRide

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!