Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Barkley Marathon: El 15º finalista y un cruel derrotado

Foto:Barkley Marathon

Hay carreras más largas, hay carreras más tradicionales, hay carreras más populares y hay carreras más duras (aunque no tantas). Pero difícilmente se encuentre alrededor del mundo una competencia con tanta mística como la que existe alrededor de Barkley Marathon, esa invención alocada de Gary Cantrell (o Lazarus Lake, como prefieran llamarlo).

La cantidad de obstáculos, secretos y misterios que rodean la carrera, desde el momento de la inscripción hasta el último suspiro, pasando por innumerables detalles -entre sádicos y pintorescos- la hacen especial. Desde su primera edición, en 1986, sólo catorce personas habían conseguido culminar sus exigentes cinco vueltas (loops) en menos de sesenta horas, el tiempo límite (Brett Maune lo consiguió dos veces y Jared Campbell, tres).

Este año se sumó un decimoquinto nombre a esa lista: John Kelly, con un tiempo de 59 horas y 30 minutos.

Sin embargo, las miradas se desviaron hacia un corredor que tuvo la derrota más épica de la historia de la prueba: Gary Robbins hizo casi todo lo que tenía que hacer para dejar anotado su nombre en la lista de notables que pudieron completar la carrera, pero le sobraron seis segundos. Así de duro como suena. Corrió las cinco vueltas (nadie sabe exactamente la distancia de cada una, pero está entre los 32 y los 45 kilómetros) en 60 horas y 6 segundos. Esos segundos escasos lo quitaron del reducido grupo de legendarios y lo depositaron en el montón de corredores que intentaron y fracasaron… sí, así de duro como suena.

 

Ver más

De traje, hizo la Media de Nueva York en 1h11min

Maratón de Boston 2017: Todas las zapatillas de edición limitada

10 tatuajes de running: los diseños más sorprendentes

 

¿Qué es Barkley?

Para no extendernos demasiado en sus innumerables aristas, destacamos algunos de los datos más curiosos de la carrera:

  • Para inscribirte debés conseguir el mail del organizador. Ningún corredor que haya participado está autorizado a divulgarlo, porque podría valerle una descalificación de por vida.
  • El costo de inscripción varía de acuerdo a si sos de otro país o si ya corriste anteriormente la carrera. Va desde veinticinco centavos de dólar a patentes de autos de tu ciudad, pasando por pares de medias o una camisa…
  • En el mail, tenés que explicar porqué merecés participar. El organizador, arbitrariamente, dará o no el ok. Te lo hará saber pocas semanas antes de la prueba, así que tenés que entrenar por las dudas aunque no sepas si la vas a correr.
  • Se larga el primer sábado de abril, pero con horario indefinido. puede ser a la mañana o a la noche, no te avisan. Una hora antes, el organizador hace sonar un cuerno y eso significa que falta una hora para la largada.
  • No hay arco de largada y llegada, sólo una reja amarilla. La señal de partida es cuando el organizador se enciende un cigarrillo.
  • No se permiten GPS ni elementos de navegación, a excepción de una brújula y mapas impresos. Las referencias sobre el recorrido son vagas: “Subís hasta el árbol de tronco ancho y doblás a la derecha”, por ejemplo.
  • A lo largo del recorrido hay libros escondidos. A cada corredor le dan un número, que significa la página de cada libro que debe arrancar para demostrar que no acortó camino y dio la vuelta entera.
  • A cada uno de los que abandona le tocan, a modo de sarcástico homenaje, la melodía de Taps.
excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!