Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

De la cárcel y el alcoholismo a terminar un 70.3 amputado

Foto:Luvuno, en el 70.3 de Sudáfrica

Poco tiempo atrás les contamos la increíble historia de superación de Xolani Luvuno, a quien le amputaron la pierna derecha en 2009 tras sufrir un cáncer y aún así, en muletas, terminó Comrades, la ultramaratón de 90 kilómetros que se realiza en Sudáfrica a principios de junio.

No contento con eso, el atleta de 33 años comenzó a entrenar de nuevo, con otro objetivo claro (y difícil): el Ironman 70.3 de Sudáfrica. El video de su llegada se hizo viral, debido a la increíble celebración que se vivió cuando llegó, en último lugar y antes del corte, a la meta.

Xolani Luvuno, un ejemplo de superación

Superar obstáculos por medio del deporte es una de las especialidades de Luvuno. Años antes de pensar en ir para Comrades, la amputación de la pierna derecha lo condujo a un cuadro de alcoholismo. La dependencia química lo llevó a vivir en las calles de Pretoria, sobreviviendo de limosnas. 

Vivió “como un mendigo” hasta 2016, cuando un encuentro con el empresario Hans Venter lo salvó; Venter le ofreció ayuda y lo incentivó a participar de grupos de rehabilitación. Superado el alcoholismo, empezó a correr y enseguida se volvió “adicto” al running. 

Final Finisher at Standard Bank IRONMAN 70.3 South Africa

The final finisher from this weekend's Standard Bank IRONMAN 70.3 South Africa 💪🏾 In 2009, Xolani Luvuno lost his leg due to bone cancer. Sunday, he proved to the world, once again, that #AnythingIsPossible! #IM703SA

Posted by IRONMAN on Monday, January 28, 2019

Venter le regaló a Luvuno una lámina para correr, pieza esencial para que participase de las carreras. Sin embargo, semanas antes de Comrades, la lámina le provocó una herida. No fue por eso que el corredor renunció a su participación, ya que recurrió a las muletas para llegar a su objetivo.

Luvuno, tras una nueva hazaña
Luvuno, tras una nueva hazaña

“Sentir dolor es normal”

“He estado entrenando todo el mes de diciembre. Estoy feliz de terminar antes de la hora límite. Todos mis amigos en Pretoria participan en triatlones, así que yo también quería experimentarlo. Se supone que debe ser difícil, pero no creo que haya que renunciar. Sentir dolor es normal”, dijo Luvuno tras completar el 70.3 Sudáfrica.  

Ver más

Ex indigente y alcohólico, amputado, completó carrera de 90 kms en muletas

Estas son las estrellas de la música que viven por el running

Le amputaron tres dedos después de una ultramaratón en Canadá

excluir cat: nao, desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!