Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Emocionante final de la serie mundial de triatlón

El tramo final de la prueba de Cozumel regaló una de esas imágenes destinadas a ser recordadas por mucho tiempo como ejemplo de lealtad y solidaridad deportiva.

Llegando a los últimos metros, el británico Jonathan Brownlee, medallista de plata en Río 2016, se encaminaba a obtener la carrera y también el título mundial. Sin embargo, su cuerpo dijo basta y colapsó. Las piernas parecían no ser capaces ya no de avanzar sino siquiera de mantenerlo de pie.

Detrás suyo venía su hermano Alistair, oro en Río. Al ver a Jonathan tambalear, ni lo dudó: Se olvidó de su lucha mano a mano con el sudafricano Henri Schoeman (de todos modos, Alistair no tenía posibilidades de obtener el campeonato) y le sirvió al menor de los Brownlee de apoyo para llegar a la meta.

El esfuerzo compartido no alcanzó para que Jonathan consiguiera el campeonato (se lo llevó el español Mario Mola, que terminó quinto, por sólo cuatro puntos de diferencia), pero sin dudas emocionaron a todos los presentes y a quienes pudieron ver las imágenes luego.

Mirá el video

¡Compartir por correo electrónico!